26 mar. 2014

A QUEMARROPA - RESIDENCIAS ARTÍSTICAS




La galería de arte alicantina Parking Gallery no cerrará este verano sus puertas, como es habitual, y quien se acerque a su escaparate entre el 7 y el 25 de julio verá a diez personas dibujando, pintando o preparando su proyecto artístico. Serán los diez primeros seleccionados en la convocatoria A quemarropa lanzada por el colectivo Cristal –una plataforma formada por los artistas Saúl Sellés, Miriam Martínez Guirao, Arantzazu Ros Soriano y Juan Fuster– que ha alumbrado este proyecto de residencias artísticas, novedoso en Alicante pero muy habitual en otros países europeos, en colaboración con Parking Gallery, que les cede su espacio para llevarlo a cabo.
El proyecto contempla que durante tres semanas diez artistas emergentes –sin límite de edad– desarrollen un proyecto de cualquier disciplina artística en la galería alicantina, que irán compartiendo con especialistas del sector y con el público.
Los participantes entrarán en contacto con críticos de arte, curadores, comisarios, galeristas, coleccionistas y otros artistas ya consolidados, lo que fomentará el diálogo y el debate intergeneracional entre miembros del mismo sector y servirá de aprendizaje para los residentes.
«Esta es una manera muy común de trabajar en otras ciudades europeas y muy dinámica, porque se genera un intercambio continuo de información», señala Saúl Sellés, que añade que al mismo tiempo sirve de «oportunidad para traer a gente reconocida del sector, que podrá tener una comunicación más directa con los artistas y tutorizar sus obras».
Además del trabajo individual, la residencia cuenta con actividades complementarias como mesas redondas y puestas en común de la obra, así como días de puertas abiertas al público; visitas y charlas de galeristas como Espai Tactel de Valencia o T20 de Murcia; de comisarios como Javier Duero o José Luis Pérez Pont; de artistas como Aurelio Ayela, Javi Moreno, Pablo Bellot, Olga Diego, Luisa Pastor, Elio Rodríguez o Susana Guerrero; salidas a sus talleres o al espacios alternativos como la cooperativa cultural Mistos. A esta lista se irán añadiendo otros nombres representativos del mundo del arte contemporáneo.
Las bases de la convocatoria saldrán en breve en la página web www.residenciasaquemarropa pero en ella podrán participar artistas de cualquier nacionalidad, aunque la residencia no excederá del entorno de la Comunidad Valenciana, ya que no se contempla alojamiento para los seleccionados. Éstos deberán abonar 80 euros de matrícula para el desarrollo de la programación de actividades durante el periodo de residencia.
Podrán entrar en la selección disciplinas como artes plásticas y visuales, performance, arte público, diseño, música, arte sonoro, arte en la web u otros medios interdisciplinares.
Uno de los objetivos del proyecto es que los residentes tengan oportunidad de presentar sus propuestas tras el periodo de trabajo y lo harán en la sala cultural multidisciplinar Espacio Trapézio de Madrid, que también colabora en esta primera edición. A su vez, uno o varios residentes de la convocatoria podrán participar en una de las exposiciones ALC que Parking Gallery celebra todos los años.
Para el propietario de esta galería, Jaime Pérez, «esta es una manera de tener programación alternativa y fresca en verano y estamos encantados de colaborar con la propuesta». Galería acostumbrada a sumarse a iniciativas novedosas –el pasado año promovió el primer Change Art o intercambio de piezas artísticas con el público–, la propuesta del colectivo Cristal se enmarca en su apuesta por apoyar el talento de artistas emergentes. Jaime Pérez agrega que «en estos momentos en los que hay que estar abiertos a todo», esta es una forma de «promover una cantera de gente nueva».
La convocatoria está diseñada sin ánimo de lucro, con la sola intención de crear vínculos, dar valor al trabajo del arte contemporáneo y trasladar o acercar este trabajo al público.
El artista Saúl Sellés apunta que el proyecto carece de presupuesto, por lo que no ha sido posible facilitar alojamiento en esta primera edición, pero en las siguientes convocatorias «intentaremos buscar apoyo para contar con un sitio donde alojar a los residentes en el futuro, para que también puedan inscribirse artistas de lugares más alejados».
No obstante, apuntó que este es solo un primer paso para «empezar y motivar a la gente» y lo importante es que cada día haya actividades diferentes de las que se puedan nutrir los artistas en su aprendizaje cultural y, al mismo tiempo, «dar un poco de vida al sector artístico en Alicante».

África Prado